El placer de hacer libros y no mercantilizar en el intento

Sin embargo, a los actores del libro les gusta esa ambigüedad para poder jugar y sacar provecho, a éstos les gusta hacer lobby y cuando les conviene se paran del lado cultural pero también del lado mercantil.